martes, 27 de noviembre de 2012

Tiempos de Arroz y Sal, el mismo musiú....


La ucronía, es una história paralela, de lo que podría ser, si tal vez algun evento hubiera sido cambiado en el pasado. Así como utópico es la representación de un mundo que no existe, lo ucrónico es la representación de un tiempo que no ha tenido lugar. Este genero de obras, ejemplarizados en el pasado por autores como Philick Dick  y "El Hombre en el Castillo" o recientemente por Robert Silverberg con la "Roma Eterna", forma una parte importante de la Ciencia Ficción moderna. El detalle que despierta la duda razonable de "¿Qué hubiera pasado si...." es parte principal de los argumentos que desentrañan estas obras. En "Tiempos de Arroz y Sal", un evento en el pasado de Europa, borra de la faz de la tierra a la cultura occidental. ¿Qué sucederia en el mundo si no existiera nuestra cultura? ¿Como sería el mundo sin las cruzadas, sin la edad media, sin el renacimiento, sin Inglaterra, Francia, Alemania o España? Este libro especula acerca de esta historia, entre un intervalo de tiempo muy grande, y lo hace desde una perspectiva muy original (y ahora de moda) con personajes reencarnados, que van y vienen peremnemente, hilvanando sus vidas una y otra vez en un ciclo de Darma y Karma. El libro me parece muy Budista, pero sin embargo, hay toques de otras religiones y fuertes criticas al Islam. Conflictos y eventos se suceden, pero el autor deja claro, que la maquina del destino y tal vez los eventos inevitables historicos no necesitan de los mismos personajes para ocurrir de semejante manera. Esto le da a la historia un aspecto como de rueda dentada, que pese a estar mellada y sin algunos dientes, en algun momento seguira su contacto mecanico e inevitable con los eventos que deben suceder.  Un toque importante es que los personajes, en las vidas sucesivas que transcurren, tienen el mismo talante o la misma personalidad. Todos ellos se reconocen, porque sus nombres siempre comienzan con la misma letra (este es un tip importante para encontrarlos). Y asi, impetuosos y fuertes caracteres se entrechocan con maleables y tranquilos, en una danza de destinos que realmente hace al libro muy atractivo, aunque algunas veces rebuscado. Kim Stanley hace un esfuerzo muy grande para hacernos entender a todos que el gran dicho Venezolano es universal: "El mismo musiú con diferente cachimbo.".


No hay comentarios:

Publicar un comentario